“He aprendido a adaptarme”

FÁTIMA ARRIETA. Marca Perú. Diseñadora de modas. Todas las novias sueñan con lucir el día de la boda un vestido blanco dibujado por ella. Ha estudiado coaching, ha aprendido a no postergar y a vivir con mucha fe. Dice que la felicidad está en el amor propio, en el ahora, en la familia y en los amigos de toda la vida.



¿Qué has aprendido ahora que no puedes salir de tu casa con absoluta libertad?

Que hay muchas cosas que puedo hacer en casa, que me perdí varios momentos con mis hijos. Que puedo adaptarme a cualquier situación.




¿A quién has extrañado demasiado en estos días de confinamiento?

Mis papás viven cerca y los he ido a ver, pero con mascarilla y a distancia. Extraño mucho abrazarlos estar con ellos cerca, las parrilladas de mi papá, comer juntos. Extraño que mis papás no puedan estar con sus nietos.


¿A qué le temes hoy?

A sentir temor por lo que está pasando. Para mí la fe es positiva y el temor negativo. Tener miedo atrae lo malo y es difícil en estos días no estar rodeada de temor, recibir noticias negativas, mensajes. Es difícil saber que tengo muchas personas cercanas que están en pánico.


¿Qué cosa que te parecía importante, hoy te parece insignificante?

Pensar en que tenía tiempo, tiempo para ver a mis amigos, esperar un día mas, hacer cosas que vas retrasando cuando derrepente te das cuenta que el tiempo te sobra, pero que ya no puedes hacerlo.


¿Si no pudieras volver a trabajar, con cuál de tus roles anteriores te quedas satisfecha para siempre?

Me quedo satisfecha como diseñadora, he vivido con pasión mi carrera, he logrado todo lo he me he ido proponiendo. He dado lo mejor de mi en mis colecciones, y a mis clientas.


¿A quién has perdonado en este encierro?

A mí, por no haberme dado el tiempo para lo que realmente es importante. Por no haberme tomado el tiempo de estar más con quienes quiero y hoy no puedo ver .


¿Qué te han enseñado tus hijos en la cuarentena?

Que la vida es simple y que los adultos la complicamos. Para ellos lo más importante es estar con las personas que quieren y se sienten seguros; para los demás se adaptan, no se hacen problemas.


¿Con qué frase manejas tus angustias?

Siempre con fe.


¿Qué plan que tenías para este año has cancelado con absoluta tristeza?

Tenía pensado hacer un súper desfile, lanzar mi marca de novias al mundo, correr la maratón de Berlín y hacer mi primera 70.3 Ironman. Me da pena, pero no absoluta tristeza. Tengo lo más importante en mi vida conmigo, lo demás puede esperar.


¿En dónde está tu felicidad?

En el amor propio, en el ahora, en mi familia y amigos de siempre, y en lo que me hace creativa y me reta.


¿Qué lugar de Lima es el que más extrañas ahora que no puedes salir?

Extraño mucho correr, salir a montar bicicleta y nadar, extraño conectarme con la naturaleza y respirar aire puro.


Si pudieras comprar un boleto y viajar, ¿a dónde irías?

Me iría a Punta Cana, es un viaje que hacemos todos los años con mi familia y la pasamos súper lindo.


¿Qué parte de tu personalidad que no conocías has descubierto durante el confinamiento?

El estar todo el tiempo rodeada de gente. Soy una persona que necesita espacios de soledad para crear para inspirarme y para conectarme conmigo. He aprendido a adaptarme y a trabajar rodeada de mi familia.

Agradezco de esta cuarentena el tiempo que paso con mis hijos, el almorzar con ellos y comer juntos todos los días, el verlos crecer.

El haberme obligado a parar para poder replantear mi trabajo. Me di cuenta de que estaba avanzando en piloto automático y que habían muchas cosas que ya no servían, se que está sobre usado la palabra reinventarse, pero siento que eso ha pasado conmigo y eso me ha hecho tomar un camino que no me atrevía a cruzar. Me ayudó increíblemente el haber estudiado coaching, he podido ayudar a muchas personas y cada una de ellas ha sido una lección para que yo me encuentre aun más. No sé exactamente que quiero en mi vida ni podría describir una misión o visión exacta, pero sé que es que lo que no quiero. He podido liberar cargas y siento que hoy voy por un camino más simple y más feliz.


¿Cuál ha sido tu sueño recurrente?

Que busco algo, que me están esperando y que no lo encuentro.


¿Qué libro o película te ha acompañado durante el encierro?

He aprendido y leído mucho sobre el Ho’oponopono una tradición hawaiana que se basa en el perdón. También he meditado mucho, eso me ha ayudado a mantenerme centrada y en el ahora.


¿Qué cosa nueva has aprendido?

He aprendido a cortar el pelo, a mis hijos, esposo y a mi papá. He aprendido a hacer muchos postres que jamas pensé que haría como donuts o cinnamon rolls, pero lo mejor es hacerlo con mis hijos. También a entrenar y hacer mucho deporte dentro de mi casa. He dado muchas sesiones de coaching y me ha gustado mucho hacerlo, me he sentido muy útil.


Descríbeme en una frase tu encierro.

Paciencia, fe y amor.


Cuéntame una anécdota insólita de tu cuarentena.

A las dos semanas de cuarentena me intoxiqué, no sabía de qué era: tenía la cara llena de sarpullidos, pensaba que era alguna crema o bloqueador, alguna comida; pero yo como súper sano. Había salido por primera vez y nos dimos cuenta que mi sarpullidos tenían forma de mascarilla y descubrí que era alérgica al material de las mascarillas descartables.


¿Cómo crees que será el mundo después del Covid-19?

Creo que poco a poco todo volverá a ser igual, tengo fe que hayamos aprendido a no ir tan apresurados en la vida, a no tomar por sentado a quienes amamos y a pensar que tenemos todo el tiempo del mundo, tengo fe que hayamos aprendido a no esperar a dejar las cosas para mañana, a no caminar en piloto automático a esperar que llegue el momento perfecto a ir a buscar lo que nos hace feliz.


¿Qué piensas cuando te vas a dormir?

Agradezco por todo lo que tengo y pienso con mucha ilusión que pronto viviremos en un mundo sin miedo.


Suscríbete al blog de Milagros Leiva

Puedes enviar tus comentarios

  • Facebook
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter
  • Linkedin

© 2020 Para milagrosleiva.com / creado por YURAQ